Las Neuronas Espejo y la Empatía

¿Cuántas veces te han contagiado un bostezo? ¿Cuántas veces te has dado cuenta de que estás hablando con alguien, e instintivamente cruzáis las piernas a la vez, os rascáis el mentón prácticamente al mismo tiempo, o tomáis un sorbo de café uno seguido del otro? ¿Cuál es la relación entre las neuronas espejo y la empatía?. Las personas somos animales sociales (no los únicos, por cierto) y nuestros cerebros han sido forjados a lo largo de años de evolución para responder a las claves sociales y conseguir así ser aceptados por el grupo. De forma muy general, se podría decir que nos gusta pasar nuestro tiempo con otras personas que se parecen a nosotros: otros u otras que piensan como nosotros, sienten como nosotros, tienen las mismas inquietudes, valores… Probablemente, este es el motivo de que la sociedad ha desarrollado mecanismos aparentemente sencillos para identificar a los que son como tú, o como yo. Por ejemplo, pensemos en el vestuario y cómo nos define de cara a los demás. Amoldamos nuestro vestuario en función del sitio o actividad al que acudimos. Pero vamos más allá todavía, atribuimos a la forma de vestir ciertos valores y actitudes: del señor de traje y corbata, pensamos que es alguien serio, en quien podemos confiar, con cierta educación, buenas maneras; en contraposición al joven con pelo rasta, piercings y ropa suelta e informal, al que atribuimos ideas más liberales, sin excesiva contemplación de las normas, más pronto a romperlas que a acatarlas…

Pensemos en las tribus urbanas y su necesidad de reconocerse por la indumentaria: no deja de ser una exageración de esta premisa. A veces pensamos que nuestra forma de vestir es una forma de diferenciarnos, pero tan cierto es eso, como que es una forma de asemejarnos o integrarnos a los que son como nosotros.

Pero centrémonos en el individuo y en las relaciones interpersonales. En la búsqueda de la intimidad. Lo comentado previamente está bien como primera aproximación, pero sabemos que no deja de ser una simplificación, una primera criba. Cuando compartimos un momento de intimidad con alguien, cuando queremos acercarnos a alguien y que esa persona se sienta cerca de nosotros… ¿en qué nos fijamos? Y no me estoy refiriendo exclusivamente a las relaciones de pareja: pensemos también en amigos, relaciones laborales, comerciales, profesor-estudiante… En estas distancias cortas, lo superficial (la indumentaria, el aspecto físico) ya no sirve. ¿Qué es lo que buscamos en los demás? ¿Qué nos hace estar más cómodos con determinadas personas? Yo te diría que la empatía.

Compártelo en tus redes:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Noticias
Contacto por Email
Facebook
Facebook