Vuelve a ser tú

La recuperación de la autonomía cuando acabas de padecer un daño en el cerebro es nuestro objetivo.

La rehabilitación del daño cerebral es sólo el comienzo del camino, un camino en el que las cosas irán mejorando poco a poco, pero siempre mejorando. Una lesión

cerebral puede suponer que una persona totalmente independiente y autónoma pase a depender de terceros para realizar actividades básicas como caminar, vestirse, alimentarse o asearse.

Una lesión cerebral va a limitar, en la mayoría de los casos, el desempeño de nuestros roles como padres, esposos, trabajadores, estudiantes, amigos… sin embargo no tiene por qué significar el final de un proyecto vital.

El proceso de neuro-rehabilitación es largo y complejo, pero los resultados compensan sobradamente el esfuerzo. Un camino largo pero en el que el apoyo familiar y del entorno del paciente hacen la travesía mucho más llevadera.

1. Ocurre el Daño Cerebral Adquirido

2. Periodo Agudo

El paciente está en el hospital, despertando del coma y poco a poco recobrando sus funciones básicas. Es posible que esté agitado y desorientado. Ya en este momento se puede iniciar la Neuro-Rehabilitación, aunque sea pasiva. Desde Reintegra podemos asesoraros a la familia y cuidadores para que tengáis los conocimientos y estrategias más eficaces para poner en marcha un programa de estimulación adecuado y controlado con vuestro ser querido.

3. Periodo Sub-Agudo. Neuro-Rehabilitación

Comienza cuando el paciente presenta un mínimo de capacidad de colaboración activa y su vida ya no corre peligro. En este momento debe comenzar la Neuro-Rehabilitación intensiva especializada. El cerebro, gracias a la neuroplasticidad, ha comenzado a “repararse” a sí mismo y es fundamental orientar este impulso para aprovechar todo el potencial de recuperación. En Reintegra ponemos a vuestra disposición todos los conocimientos y recursos que necesita el paciente en esta fase.

¡Es aquí donde marcamos la diferencia!

4. Periodo Post - Agudo

Es el momento en que las secuelas se estabilizan y apenas se producen mejoras en las capacidades del paciente, a pesar del trabajo intensivo. Sin embargo, aún existe la posibilidad de lograr mayor autonomía. En Reintegra vamos a saber ver y aprovechar todo tu potencial; y mediante el entrenamiento en medidas compensatorias e introduciendo las adaptaciones necesarias, te ayudaremos a que retomes tu vida.

5. Vuelta a la vida cotidiana

La Neuro-Rehabilitación ha concluido. Es el momento para que paciente y familia se incorporen de nuevo a su vida cotidiana de una forma lo más plena posible. En Reintegra te acompañamos en este paso final, dándote el apoyo y asesoramiento que necesitas.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Noticias
Contacto por Email
Facebook
Facebook