ic_deterioro

ENFERMEDADES DE LA EDAD

El cerebro, como el resto de órganos, se va deteriorando con la edad. Es necesario diferenciar entre un envejecimiento normal o sano, entendido como resultado de un proceso “típico” propio de la edad y el desgaste; y un envejecimiento no normal o patológico, porque en este caso, lo más frecuente es que sea indicativo de que algo está ocurriendo a ese cerebro: una enfermedad neuro-degenerativa. 

Cuando comienzan a aparecer diferentes síntomas cognitivos (fallos de memoria, despistes, problemas para encontrar las palabras, etc.) o cambios en la conducta y emoción (más tristeza, menos ganas de hacer cosas o poca sensación de energía, irritabilidad, explosiones de ira) se denomina Deterioro Cognitivo Leve: no tanto porque los síntomas sean menores o no tengan importancia, sino porque la patología aún no se ha desarrollado plenamente. Si la enfermedad progresa, estos síntomas se hacen más evidentes, y se produce una marcada pérdida de la autonomía, en ese caso ya hablamos de demencia o procesos neurodegenerativos primarios, como la Enfermedad de Alzheimer, demencia vascular, demencia fronto-temporal, y otras. 

Por esto es muy importante actuar cuanto antes: ante los primeros síntomas cognitivos o de conduccta emoción, buscar ayuda de un profesional experto.

TIPOS DE ENVEJECIMIENTO


Envejecimiento normal 

Es habitual que, con el paso de los años, vayamos notando síntomas como el empeoramiento de la memoria, menor agilidad mental, más despistes, dificultad para hacer varias cosas a la vez, menor capacidad de concentración o reflejos más lentos. Estos son signos naturales de un envejecimiento normal que, en parte, pueden ser reducidos con una actividad mental y física de forma ordenada y constante. Tras la jubilación, si la persona pasa de mantener una tasa alta de actividad a una rutina con escaso nivel de exigencia estos signos pueden hacerse mucho más evidentes. Por otro lado, las personas que se mantienen activas, tanto física como intelectualmente, notarán en menor medida estos signos del envejecimiento.

Envejecimiento no normal

La detección temprana de los primeros síntomas de un envejecimiento no normal es fundamental para poder poner en marcha una terapia eficaz en el retraso de la discapacidad asociada a patologías como el deterioro cognitivo leve o la demencia.

Presta atención a los síntomas que se describen a continuación, porque si se dan varios de ellos, es fundamental ponerse en marcha y buscar ayuda profesional. 

En Reintegra podemos darte esta ayuda que precisas.

 
 

PRIMEROS SÍNTOMAS DE UN ENVEJECIMIENTO NO NORMAL

Cambios en el carácter o en la personalidad

Las personas cercanas suelen referir que “ya no es el/la que eran antes”. Pueden aparecer conductas raras en esa persona: irritabilidad, suspicacia, recelo de los demás, comentarios de que le roban el dinero o le están intentando perjudicar.

Fallos de memoria

Dificultad para recordar lo que ha sucedido, ha leído, le han contado, aprender una nueva ruta o usar un nuevo dispositivo, etc. Presta especial atención cuando estas dificultades  se asocian a acontecimientos recientes.

Dificultad en tareas cotidianas

En tareas del hogar que tienen cierta complejidad y que antes realizaban sin ayuda o errores, tales como llevar las finanzas, cocinar, organizar las rutinas del hogar, la compra… Es posible que ahora e lleven más tiempo de lo habitual o que cometa más errores e incluso que abandone la realización de alguna de ellas. 

 

Síntomas de apatía

Falta de iniciativa, ganas o motivación para las tareas que desempeñaba habitualmente. Reducción de la actividad en general, incluso de aquello que antes le gustaba mucho.

Reducción de la actividad social

Especialmente estar con amigos o con gente ajena al ámbito familiar más próximo. Es habitual que excusen esta pérdida de interés por otros motivos, pero el hecho es que participa menos en actividades sociales.

Síntomas afectivos

Un estado de ánimo más bajo o depresivo, nerviosismo o ansiedad, cambios bruscos de humor, mayor irritabilidad y tendencia al enfado. Suele estar relacionado con el síntoma comentado antes, de dar la impresión de que le ha cambiado la personalidad.

Dificultad con el lenguaje

Problemas para encontrar las palabras, expresarse, comprender textos un poco largos o complejos.

Desorientación

Pérdida de la orientación incluso en lugares conocidos.

evaluacion_gratuita

Vuelve a ser tú

 
 
 
Te ayudamos a vivir con ENFERMEDADES ASOCIADAS A LA EDAD.

Solicita ahora una EVALUACIÓN GRATUITA y sin compromiso para que podamos estudiar tu caso y aconsejarte sobre las mejores opciones para volver a recuperar tu autonomía. ¡Déjanos tu teléfono y te llamamos!


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacto por Email