Fisioterapia tras el ictus: la Fisioterapia Neurológica

publicado hace 1 mes

Hoy en día el término Fisioterapia está a la orden del día. Todos hemos oído hablar a familiares, amigos, conocidos la frase de: “he ido al fisio” o “me han hecho rehabilitación”. Diferentes  personas nos describen la fisioterapia de formas distintas y teniendo diferentes patologías, ¿es posible que la fisioterapia se haya expandido y especializado al igual que ocurre con la medicina actual? Realmente es así, durante las últimas décadas se ha  investigado y ganado experiencia clínica en la rehabilitación de las diferentes disciplinas médicas: traumatología, neurología, reumatología…etc. En este post nos aproximaremos a una de ellas: la Fisioterapia Neurológica. Pero antes de empezar:

 ¿Qué entendemos por Fisioterapia?

Ante estas preguntas, lo primero que pensamos es MASAJE, además en un masaje placentero y relajante que nos quita todos los dolores y las tensiones corporales. También cabe la posibilidad de encontrar a otras personas que han pasado o están pasando actualmente por una lesión y nos dicen que reciben rehabilitación en una clínica privada, un hospital o una mutua, donde les pone parches, cables y el fisio les mueve o les manda realizar ejercicios.

Con todo esto, vamos a describir la Fisioterapia como la disciplina sanitaria que se dedica a rehabilitar las estructuras implicadas en una lesión (óseas, musculares, tendinosas, ligamentosas, nerviosas, etc.) y en la mejora de todos aquellos síntomas (dolor, tensión, rigidez, debilidad,…) que puedan aparecer a raíz de aquella lesión o como consecuencia de la reestructuración que realiza el propio cuerpo para evitar más daños derivados de dicha lesión. Para ello, un fisioterapeuta tiene los conocimientos necesarios para emplear las múltiples técnicas manuales que existe hoy en día y/o “aparatos” externos que le ayuden a conseguir el objetivo de la terapia.

La fisioterapia neurológica

¿Os suena las palabras: ICTUS, ACV, Hemorragia o trombosis cerebral, párkinson, esclerosis múltiple…? Todas estas palabras hacen referencia a un daño a nivel cerebral de mayor o menor gravedad y con múltiple sintomatología derivada de ello y reflejada a nivel corporal como puede ser: hemiparesia, hemiplejia, espasticidad, hipertonía, rigidez, hipotonía… La Fisioterapia Neurológica tiene como objetivo la rehabilitación de las secuelas de estas patologías. Es importante señalar que la lesión principal no se produce directamente sobre algo “palpable”, es decir, no se puede tocar, sentir, ni manipular directamente  lo que conlleva que técnicas “tradicionales” de fisioterapia no tienen la misma efectividad.

Pongamos un ejemplo: ¿Qué sucedería si un día no pudiéramos sentir una parte de nuestro cuerpo?, ¿o que no nos respondiera, por ejemplo, el brazo y/o la pierna? Como consecuencia de lo anterior podríamos perder la capacidad para generar estrategias de movimiento, como por ejemplo: mantener el equilibrio del tronco sentados sobre una silla, conseguir ponernos en pie, andar o girar para dar la vuelta cuando caminamos. La Fisioterapia Neurológica se encarga de restaurar las funciones de las estructuras que se han visto alteradas después de un daño neurológico. Éstas funciones van desde las más graves como la perdida de movilidad y/o sensibilidad de una o varias extremidades hasta incluso la incapacidad de controlar el tronco e incluso la movilidad de la cabeza.

Los fisioterapeutas especializados en rehabilitación neurológica utilizan el tratamiento basado en los conocimientos actuales de neuroplasticidad, control motor y aprendizaje motor, con el fin de generar cambios a nivel de Sistema Nervioso Central, en el cual reside el origen de la patología.

Por ello, desde Reintegra queremos recordar la importancia de acudir a un fisioterapeuta especializado en la patología que cada persona esté sufriendo; siendo de vital importancia para el buen diagnóstico, planificación y ejecución de un tratamiento adaptado a esa persona y patología, especialmente cuando ésta es de origen neurológico.

 


Fisioterapia Respiratoria en personas con daño neurológico

publicado hace 2 meses

La fisioterapia respiratoria es una de las ramas de la fisioterapia que más ha crecido y evolucionado en las últimas décadas, debido a los buenos resultados de las técnicas.

Pueden benficiarse de ella tanto adultos como niños, incluidos los bebés. Esta intervención no sustituye al tratamiento médico, sino que lo complementa, posibilitando la reducción del  tratamiento farmacológico y la disminución del número de ingresos hospitalarios por infecciones respiratorias.

 

 

¿Qué es y en qué consiste?

 

La fisioterapia respiratoria utiliza un compendio de técnicas e instrumentos dirigidos hacia los objetivos específicos planteados para cada paciente, llevados a cabo por un Fisioterapeuta especializado que sigue siempre el consejo médico. Estas técnicas utilizan el control voluntario de la respiración por parte del paciente (si lo hay, si no es el terapeuta quién sigue su respiración) además de distintos posicionamientos del pulmón, que serán llevados a cabo colocando al paciente en distintas posiciones. En ocasiones, como se adelantaba, también intervienen aparatos e instrumentos. Siempre teniendo en cuenta la mecánica ventilatoria y las limitaciones específicas del paciente. Cabe destacar que son técnicas totalmente indoloras y nada agresivas.

 

¿A quién va dirigido?

Pueden beneficiarse de esta intervención tanto adultos como niños (incluso bebes). Algunas de las afecciones más frecuentes que se pueden beneficiar de la fisioterapia respiratoria son:

  • En el adulto: bronquitis, neumonía, EPOC, bronquiectasia, asma, cáncer, pre-post cirugía tóraco-abdominal, trasplante pulmonar, otras enfermedades (neuromusculares, neurológicas …)
  • En niños y bebés: bronquiolitis, fibrosis quística, asma, neumonías, atelectasias, cualquier enfermedad respiratoria que curse con aumento de secreciones y/o dificultad respiratoria, problemas respiratorios asociados a otras enfermedades (neuromusculares, neurológicas, metabólicas…).

 

¿Por qué es útil la fisioterapia respiratoria en personas con daño cerebral adquirido?

 

Las personas con daño cerebral adquirido presentan, en muchas ocasiones, debilidad y atrofia muscular con alteración de la mecánica ventilatoria (patrón restrictivo), pudiendo llegar a producir un intercambio gaseoso deficitario. Además, estos déficits también repercuten ante un episodio de aumento de secreciones bronquiales (como puede ocurrir por ejemplo ante una infección respiratoria) dificultando su expulsión, y consecuentemente, manteniendo la secreción infecta dentro del árbol bronquial; lo que dificulta el paso del aire hasta los alveolos. También tienen relevancia las aspiraciones debido a la alteración de la deglución, y el reflujo gastroesofágico. Las personas con daño neurológico sufren como consecuencia de las dificultades respiratorias numerosos ingresos hospitalarios lo que afecta a su nivel general de salud.

 

Entre los beneficios y objetivos que se trabajan en fisioterapia respiratoria se encuentran: la movilización y expectoración de secreciones, el aumento de la efectividad de la tos, la mejora del balance y del control de la musculatura respiratoria, el aumento de la ventilación pulmonar y oxigenación y la mejora de la sensación de disnea aumentando la capacidad aeróbica.

 

En Reintegra entendemos la neurorehabilitación como un abordaje interdisciplinar y la intervención en los déficits respiratorios no es una excepción. La capacidad respiratoria afecta a múltiples funciones y debe ser abordada por diferentes profesionales (por ejemplo el logopeda en relación a la relación entre la capacidad respiratoria y las funciones del habla y de la deglución). En Reintegra las intervenciones son individualizadas y dependen de las necesidades específicas de cada paciente, en cuanto a la fisioterapia respiratoria esta puede ser una intervención exclusiva y específica si el paciente sólo precisa de este tipo de técnicas; o, puede estar integrada dentro del tratamiento global de fisioterapia, cuando el paciente presenta más déficits o más patologías que la respiratoria. Cabe destacar que también realizamos intervenciones de fisioterapia respiratoria de manera preventiva, en aquellos pacientes que presenten un alto potencial de posible afección respiratoria debido a su patología. Ello se lleva a cabo tanto desde una prevención primaria para evitar la aparición de eventos respiratorios; como desde la prevención secundaria, manteniendo estructuras y funciones en el posible mejor estado con el fin de resolver dichos eventos de manera más rápida, eficiente y con menor comorbilidad.

 

¿Sabías que…?

¿Sabías que el Peak-Flow puede ayudarte a evitar un ataque asmático?

El Peak-Flow es un instrumento diseñado para medir el pico flujo espiratorio máximo (PEF), medida que normalmente toman los profesionales en la recogida de datos. Pero esta herramienta permite al paciente con asma predecir un ataque asmático, ¿cómo?:

  • En primer lugar deberemos mantener un registro de los valores habituales de nuestro PEF.
  • Si en algún momento, este valor desciende un 15% de las medidas habituales, estaremos expuestos ante un mayor riesgo de sufrir el ataque asmático a lo largo del día1.

De esta manera, podremos evitar realizar actividades o hábitos que desencadenen broncoespasmo, previniendo el ataque asmático. Cabe destacar que esta herramienta se encuentra al alcance de los pacientes y no supone ningún riesgo para la salud.

 

1 De Baets F, Bodart E, Dramaix-Wilmet M, Van Daele S, de Bilderling G, Masset S, et al. Exercise-induced respiratory symptoms are poor predictors of bronchoconstriction. Pediatr Pulmonol (2005) 39(4):301–5.10.1002/ppul.20185.

 


Neurorehabilitación infantil

Neurorehabilitación infantil
publicado hace 4 meses

En el mes de mayo en Reintegra inauguramos nuestra nueva unidad de neurorehabilitación infantil, un espacio integral de atención a la infancia. Nuestro último post “Terapia de la integración sensorial: ¿qué es?” era un acercamiento a la intervención con niños y adolescentes. Los comentarios que recibimos a raíz de ésta nos hicieron plantearnos la necesidad de ofrecer una información más general sobre qué es la neurorehabilitación infantil. Este post pretende dar respuesta y aclarar alguna de las dudas que nos plantearon.

¿La Neurorehabilitación Infantil es diferente de la Neurorehabilitación para Adultos?

La principal diferencia entre la neurorehabilitación infantil y la neurorehabilitación de adultos es que, habitualmente, el adulto con una lesión cerebral, previamente ya ha concluido la etapa de desarrollo a nivel cognitivo y físico; mientras que en los niños y niñas este desarrollo se está llevando a cabo. Éstos aún están en proceso de descubrir y adquirir, acorde a su edad, los diferentes hitos y habilidades psicomotrices, comunicativas, cognitivas y funcionales. Esta diferencia marcará los objetivos de la neurorehabilitación así, cuando trabajamos con niños/as, nuestro objetivo es mejorar su funcionalidad (alcanzar su máxima autonomía posible) hoy, pero a la vez también apoyar su futuro desarrollo.

Otra diferencia significativa afecta al proceso de la neurorehabilitación,  mientras que con los adultos podemos dar instrucciones muy específicas sobre las acciones que queremos que pongan en marcha, con los más pequeños el tratamiento se orienta, principalmente, a través del juego y/o actividades que le motiven. Éstas deben estar enfocadas a acompañar un desarrollo normalizado, guiando el desarrollo cognitivo, comunicativo, físico-motor y, especialmente, funcional.

De esta manera los principales objetivos a los que está dirigida la neurorehabilitación infantil son:

  • Estimular y fomentar el desarrollo psicomotor, cognitivo (intelectual), social y emocional.
  • Afianzar y adquirir el máximo de autonomía personal en todas las esferas de la vida.
  • Prevenir posibles dificultades futuras.
  • Educación y asistencia al entorno familiar y escolar, co-protagonistas en el proceso de neurorehabilitación.

¿A quién está orientada?

La neurorehabilitación infantil está enfocada a niños (o adolescentes) con patologías cerebrales o neurológicas, y a su entorno familiar.

Algunas de las patologías más comunes en las que la neurorehabilitación infantil juega un papel fundamental son las siguientes:

    • Daño cerebral adquirido: ictus, TCE (Traumatismo Cráneo-Encefálico), tumores cerebrales y otros procesos oncológicos, encefalopatías, síndromes epilépticos, hidrocefalia infantil, etc.
    • Daño cerebral congénito: parálisis cerebral infantil (PCI), malformaciones cerebrales, espina bífida, alteraciones metabólicas, enfermedades genéticas, alteraciones cromosómicas
    • Trastornos del desarrollo: prematuridad, trastornos del desarrollo motor…
    • Trastornos conductuales: independientemente de la etiología.
    • Niños y niñas con problemas o dificultades: motoras, cognitivas, comunicativas, sociales, conductuales emocionales, de autonomía.
    • Otras patologías: epilepsia, enfermedades neurodegenerativas, distrofias musculares, parálisis braquial obstétrica, plagiocefalia, privación o alteración de sentidos (niños ciegos o sordos podrán tener un retraso en su desarrollo motor)…

 

¿CUÁL ES EL PAPEL DE LA FAMILIA?

En cuanto a la familia, su implicación en el tratamiento es esencial para que el niño o adolescente adquiera las habilidades e hitos correspondientes a su edad y desarrollo. Por un lado, como posibles agentes rehabilitadores “enseñando” a los padres a “jugar” con sus hijos. Ejemplos de estas intervenciones son enseñar a los papás un juego en el que el niño/a tenga que controlar su postura y movimientos con las manos y brazos, o estar muy concentrado, pero con el menor que está tan entretenido/a que no se da cuenta de que está haciendo terapia, y los papás ejerciendo de terapeutas. Otro ejemplo podría ser también, una partida al parchís, o cuatro en raya, o  al escondite en el que el papá o la mamá (u otro adulto entrenado) sabe qué pedir al niño y le guía en cómo lo hace (guardar turnos, que antes de mover una ficha tenga que decir en voz alta las posibles jugadas del contrario y propias, coger las fichas haciendo pinza sólo con el pulgar y el índice, buscar –al escondite- al resto de jugadores pero andando hacia atrás, o de puntillas, etc.).

Por otro lado, es muy importante realizar un acompañamiento familiar y ofrecer a las familias un espacio en el que puedan expresar sus emociones e inquietudes. La psicoeducación es esencial en todo proceso neurorehabilitador, pero en el caso de la neurorehabilitación infantil es imprescindible. La familia necesita entender qué le está pasando a su hijo y cómo enfrentarse a esta situación llena de incertidubre.

 

 

¿En qué consiste la Neurorehabilitación Infantil en Reintegra?

Teniendo en cuenta que la neurorehabilitación infantil y juvenil es el medio de tratamiento de cualquier niño o adolescente que presente un trastorno que afecte a su neurodesarrollo (cognitivo, comunicativo, físico-motor, psicomotor, funcional, etc.), en Reintegra creemos que es esencial un abordaje integral y un enfoque transdisciplinar para fomentar las mejorías del niño, niña o adolescente en todas las áreas de funcionamiento y dotarles de la mayor autonomía posible.

Por ello, nuestro equipo está formado por fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas y neuropsicólogos, especializados en el ámbito neurológico; y con una gran experiencia en el tratamiento coordinado de patologías neurológicas. Teniendo especial comunicación con todos aquellos profesionales (educadores, cuidadores, médicos, especialistas, etc.) que sean necesarios en el desarrollo de la rehabilitación del niño.

Así mismo, ofrecemos atención y asesoramiento periódico a los padres y familiares a través de la Escuela de Padres y/o Terapia Familiar, ya que el abordaje integral requiere que todas las personas relevantes para el niño o adolescente conozcan y compartan los objetivos terapéuticos y la metodología de trabajo.

En las próximas semanas ampliaremos la información sobre nuestro método de trabajo y las terapias que realizamos.


Terapia de integración sensorial: ¿qué es?

publicado hace 5 meses

En los últimos años, dentro de los tratamientos más utilizados en terapia ocupacional infantil, aparece con fuerza el abordaje de integración sensorial. Este enfoque, que no debe ser confundido con la estimulación sensorial, está demostrando muy buenos resultados. En este post intentaré ofrecer una explicación de los aspectos más relevantes.

¿En qué se basa la Terapia de Integración Sensorial?

Para manejarnos e interactuar con nuestro entorno y con nosotros mismos, las personas recibimos información interna y externa a través de los sentidos. Esta información pasa a nuestro sistema nervioso para ser procesada, analizada e interpretada. Posteriormente  es utilizada para actuar y, en principio, dar una respuesta eficaz ante el ambiente. Este proceso se conoce como “procesamiento sensorial” siendo la integración sensorial una parte del mismo.

Cuando todo el procesamiento de los sentidos va bien, somos capaces de actuar de forma efectiva con nosotros mismos y con nuestro ambiente. Sin embargo, cuando falla, la información que recibe la persona es errónea, y por tanto deja de interactuar con el ambiente de forma eficaz. Cuando esto sucede, hablamos de un Trastorno en el Procesamiento Sensorial (TPS).

El abordaje desde la integración sensorial es una intervención terapéutica, que pone el énfasis en la información que recibimos y procesamos de nuestros SIETE sentidos (¡NO CINCO!). Sobre todo hace especial hincapié en:

  • El sentido del tacto.
  • La propiocepción: sentido que nos da información sobre nuestro propio cuerpo (músculos, ligamentos, articulaciones).
  • El sistema vestibular: nos informa de nuestros movimientos con respecto al entorno.

¿Qué dificultades pueden tener estos niños?

Algunos niños responden por encima o por debajo de lo usual frente a este tipo de estímulos, fluctuando en ocasiones de un extremo a otro. Así, encontramos niños con alta respuesta al estímulo que se traduce en aversión al tacto, miedo a las alturas y al movimiento; o baja respuesta, que se traduce en: querer tocar todos los objetos, no parar quietos, buscar constantemente caer y golpearse

Todo ello se traduce en varias dificultades, siendo las más habituales:

  • Problemas de aprendizaje.
  • Mala coordinación psicomotriz.
  • Mala coordinación bimanual.
  • Problemas de escritura.
  • Torpeza a nivel manipulativo.
  • Falta de equilibrio y coordinación global.
  • Dificultad para hacer amigos.
  • Problemas de alimentación.
  • Poca conciencia corporal.
  • Sificultad para vestirse o lavarse los dientes.
  • Alteraciones en el sueño.

En definitiva, cuando aparece esta disfunción en el procesamiento de la información sensorial se ve afectado el funcionamiento del niño  a nivel escolar, familiar y social. Esto repercute no solo en el desarrollo infantil si no también durante las etapas de la adolescencia y de la edad adulta.

Estudios a largo plazo de niños con dificultades en el procesamiento sensorial han encontrado que de adultos pueden ser  personas desorganizadas, poco hábiles en su día a día o buscadores de sensaciones de alto riesgo e incluso de psicoestimulantes.

¿En qué consiste el abordaje de Integración Sensorial?

La Terapia de Integración Sensorial tiene como objetivo que el niño aprenda estrategias para poder regular los estímulos recibidos (incluyendo los necesarios o retirando los disruptivos). Ello les permitiría una mejor modulación e integración de la información sensorial y una respuesta más eficaz al entorno.

¿Cómo enseñar esas estrategias al niño?

La intervención terapéutica se lleva a cabo en una sala con diferentes estímulos: táctiles, propioceptivos, vestibulares, visuales, auditivos (con columpios, colchonetas, juegos de luces, rocódromo).

A través del juego, el terapeuta ocupacional y el niño, experimentan  con diferentes estímulos. Estos estímulos varían en intensidad, duración, sentido implicado… De esta forma el niño aprende de forma lúdica estrategias más eficaces que le permitan una mejor interacción con el entorno. 

En la actualidad, el abordaje de integración sensorial dentro de la terapia ocupacional está adquiriendo un peso muy importante. El Trastorno en el Procesamiento Sensorial puede ser la explicación del comportamiento poco eficaz de algunos niños  que no se incluyen en una entidad diagnóstica. Sin embargo, también se ha detectado en niños con Trastorno del Espectro Autista o TDAH.

Así, se convierte en esencial una correcta detección de estos signos por parte de todo el entorno del niño. Una intervención temprana, favorecería la comprensión de la situación por parte de todos los implicados y la adquisición de estrategias efectivas para su manejo.

Lorena García Tavera. Terapeuta ocupacional de Reintegra. Formación en Integración Sensorial por la Universidad del Sur de California/WPS

Referencias:

  1. Imperatore Blanche, Erna. (2005) Déficit de Integración Sensorial: Efectos a largo plazo sobre la ocupación y el juego. Revista Chilena de Terapia Ocupacional.Nº5.
  2. Beaudry Bellefeuille, I. (2006) Un trastorno en el procesamiento sensorial es frecuentemente la causa de problemas de aprendizaje, conducta y coordinación motriz en niños. Boletín de la Sociedad Española de Pediatría de Asturias, Cantabria y Castilla y León. Vol 46 (197) 200-203.

¿Sabías que…

la escalada puede ser muy beneficiosa para el desarrollo de tu hijo? 

Subir por una pared, planificar un camino de presas de colores, buscar elementos enganchados en ellas aprendiendo a gestionar el uso de los brazos mientras escalamos, mantener el control del cuerpo y el equilibrio…

La escalada aúna una gran cantidad de estímulos y nos exige una gran destreza. Debemos elaborar estrategias propias para alcanzar un objetivo:  llegar a un punto determinado, por una ruta concreta. Es una actividad que requiere del niño recursos a nivel físico, cognitivo y emocional. 

El rocodromo se utiliza de forma frecuente en la intervención con niños desde el enfoque de la Integración sensorial. Es una actividad divertida que implica la regulación de una gran cantidad de  información sensorial  para dar una respuesta adecuada. 

El TD


La Rehabilitación Neuropsicológica: Más allá de mejorar la cognición…

publicado hace 5 meses

Durante la semana pasada pudimos disfrutar y aprender de varios de los “grandes” de la neuropsicología durante el II Congreso Iberoamericano de Neuropsicología celebrado en Almería. Me encantaría poder resumiros las principales ponencias, talleres y algunas comunicaciones orales muy interesantes, pero me voy a centrar en una de las figuras más importantes, al menos para mí y el trabajo que hacemos en Reintegra: George P. Prigatano.

Prigatano (EEUU), junto con otros autores contemporáneos como Barbara Wilson, Leonard Diller, Yehuda Ben-Yishay, etc., fueron los creadores y difusores de un modelo de rehabilitación neuropsicológica que entonces supuso una revolución, y que hoy intentamos seguir la mayoría de quienes nos dedicamos a la neuro-rehabilitación. Es el modelo denominado holístico o integral, que se inspira en la visión del paciente como un todo, como una persona única e irrepetible que afronta el reto de rehacer su vida después de haber sufrido una lesión cerebral, como un ictus, traumatismo cráneo-encefálico u otra forma de daño cerebral.

Cuando empecé a trabajar haciendo rehabilitación neuropsicológica con pacientes con daño cerebral (allá en el 2001, en el CEADAC, Madrid) tenía una visión más pobre de cuál era la finalidad de la rehabilitación neuropsicológica, y entendía que el objetivo fundamental era mejorar o compensar los procesos cognitivos que la lesión cerebral había afectado. Así, si un paciente tenía problemas de memoria como consecuencia de un traumatismo cráneo-encefálico o un ictus, hacíamos ejercicios de memoria para que a fuerza de repetir y de exigir una mayor capacidad mejorar este proceso, gracias a la neuroplasticidad. Además, combinaba esta estrategia con explicar al paciente cómo funciona la memoria normalmente, qué pasa cuando el cerebro sufre un daño, y qué estrategias podemos emplear para sacarle más provecho. Finalmente, combinábamos este proceso con medidas compensatorias dirigidas a fomentar la autonomía: el uso de agendas (de papel o electrónicas cuando aparecieron las PDA), diarios, anotaciones y otros recordatorios. La misma estrategia la aplicábamos a otros procesos cognitivos alterados: atención, memoria de trabajo, lenguaje, razonamiento, capacidad para resolver problemas, etc. Lo cierto es que a día de hoy, aún seguimos empleando estas estrategias en Reintegra: son eficaces para mejorar los procesos cognitivos, y para procurar que el paciente sea más autónomo o independiente en su día a día. Pero la lección que aprendí leyendo y escuchando a estos grandes, es que esto no es suficiente. Es sólo una parte del trabajo de la rehabilitación neuropsicológica.

Prigatano, Wilson, Ben-Yishay y otros enfatizaron la importancia de devolver a la persona que ha sufrido la lesión cerebral a su vida, lo que en muchos casos requiere una re-estructuración del YO, de quiénes somos. Cuando hablas con las personas que han sufrido una lesión cerebral y sus allegados, es inevitable percibir que unos y otros relatan que la persona “ya no es la misma de antes…”. Esto se debe por un lado a que además de los problemas físico-motores y cognitivos, la lesión cerebral también altera otras cuestiones, que normalmente entendemos como inamovibles, ya que son parte de nuestro YO más íntimo: cómo sentimos, cómo nos emocionamos, qué me hace reír, llorar; qué me enfada, qué me alegra… cómo muestro estas emociones… mi capacidad para conectar con los demás y compartir su emoción (empatía)… es decir, la lesión cerebral puede cambiar la personalidad, la forma de ser. Lo que entendemos como más íntimo e inalterable de nosotros mismos; nuestra esencia misma. No es de extrañar que los cambios a este nivel, los cambios del YO, son lo que más ansiedad, preocupación, pesar… suelen generar a la familia y al propio paciente. La lección de estos grandes de la neuropsicología, es que nuestro trabajo como rehabilitadores, es ayudar al paciente a forjar un nuevo YO, una nueva identidad: que no va a ser como la de antes, porque ha habido cambios muy sustanciales; pero tampoco como lo de ahora, si está provocando sufrimiento al paciente y sus allegados. También es nuestro trabajo ayudar a la familia y entorno más íntimo a despedirse del antiguo YO y conocer y amar a la nueva persona que surge.

Hablando de estas cuestiones, Prigatano trajo a colación el concepto de resilencia, que se refiere a la capacidad que tiene el ser humano de afrontar la adversidad de forma adaptativa, es decir, de sacar algo positivo de lo que en principio es una tragedia. ¡Esta ha de ser la esencia de nuestro trabajo! Nosotros en Reintegra intentamos por todos los medios que el paciente conozca y acepte a este nuevo YO y que su entorno también lo acepte y lo ame. Para ello es preciso orientar al paciente a que consiga nuevos logros, diferentes a los de antes, pero logros al fin y al cabo. Es fundamental fomentar la sensación de auto-eficacia (el “yo puedo… yo valgo”) y procurar el disfrute de la nueva vida que empieza a asomar. En definitiva, es asumir que el proyecto vital que tenía la persona ha quedado truncado, pero que eso no es el fin, sino que supone una oportunidad para crear un nuevo proyecto vital y disfrutarlo. Al fin y al cabo, esa es la vida: vivir lo que nos ha tacado, con la mayor alegría posible.

Gracias a estos grandes por darnos las bases, y a tantos pacientes, que me (nos) han enseñado que esto no sólo es necesario, sino que es posible.

 

 Igor Bombín. Neuropsicólogo de Reintegra


¡Álvaro Bilbao viene a Oviedo!

publicado hace 6 meses

Después de más de 10 años trabajando mayoritariamente con adultos con daño cerebral, en Reintegra hemos creado un nuevo espacio dedicado en exclusiva a la atención integral de niños-adolescentes y sus familiares. A lo largo de tantos años, hemos atendido a familias con niños con algún tipo de dificultad neurológica o del desarrollo que no habían encontrado una respuesta adecuada a sus necesidades en otros recursos. Esta creciente demanda nos han impulsado a crear este espacio específico para la atención integral de niños y sus familias.

Álvaro Bilbao, que ya nos acompañó en la apertura de Reintegra, ha querido venir de nuevo a Oviedo para celebrar con nosotros y vosotros la inauguración de la nueva unidad de neuro-rehabilitación infanto-juvenil.  Álvaro nos ofrecerá la conferencia titulada “Construyendo mejores cerebros: lecciones de la neurociencia”.

Álvaro es el autor de “El cerebro del niño explicado a los padres” y “Todos a la cama: como ayudar a tu bebe a dormir con amor y confianza”. No necesita mucha presentación ya que su fantástico trabajo ofreciendo a las familias herramientas para ese dificil trabajo de los padres que es educar desde el respeto y el amor, habla por si mismo.

A todos aquellos que queráis acercaros y acompañarnos en este día tan especial, os esperamos el  25 de mayo a las 19:00 en el Salón de actos de la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo, en la calle de la Independencia. La entrada es gratuita y si quieres acompañarnos, sólo tienes que enviarnos un correo electrónico a alvaroreintegra@reintegra-dca.es con tu nombre, apellidos, profesión (incluida la de padre/madre) y correo electrónico.

¡Os esperamos!


Las Neuronas Espejo y la Empatía

publicado hace 1 año

¿Cuántas veces te han contagiado un bostezo? ¿Cuántas veces te has dado cuenta de que estás hablando con alguien, e instintivamente cruzáis las piernas a la vez, os rascáis el mentón prácticamente al mismo tiempo, o tomáis un sorbo de café uno seguido del otro? ¿Cuál es la relación entre las neuronas espejo y la empatía?. Las personas somos animales sociales (no los únicos, por cierto) y nuestros cerebros han sido forjados a lo largo de años de evolución para responder a las claves sociales y conseguir así ser aceptados por el grupo. De forma muy general, se podría decir que nos gusta pasar nuestro tiempo con otras personas que se parecen a nosotros: otros u otras que piensan como nosotros, sienten como nosotros, tienen las mismas inquietudes, valores… Probablemente, este es el motivo de que la sociedad ha desarrollado mecanismos aparentemente sencillos para identificar a los que son como tú, o como yo. Por ejemplo, pensemos en el vestuario y cómo nos define de cara a los demás. Amoldamos nuestro vestuario en función del sitio o actividad al que acudimos. Pero vamos más allá todavía, atribuimos a la forma de vestir ciertos valores y actitudes: del señor de traje y corbata, pensamos que es alguien serio, en quien podemos confiar, con cierta educación, buenas maneras; en contraposición al joven con pelo rasta, piercings y ropa suelta e informal, al que atribuimos ideas más liberales, sin excesiva contemplación de las normas, más pronto a romperlas que a acatarlas…

Pensemos en las tribus urbanas y su necesidad de reconocerse por la indumentaria: no deja de ser una exageración de esta premisa. A veces pensamos que nuestra forma de vestir es una forma de diferenciarnos, pero tan cierto es eso, como que es una forma de asemejarnos o integrarnos a los que son como nosotros.

Pero centrémonos en el individuo y en las relaciones interpersonales. En la búsqueda de la intimidad. Lo comentado previamente está bien como primera aproximación, pero sabemos que no deja de ser una simplificación, una primera criba. Cuando compartimos un momento de intimidad con alguien, cuando queremos acercarnos a alguien y que esa persona se sienta cerca de nosotros… ¿en qué nos fijamos? Y no me estoy refiriendo exclusivamente a las relaciones de pareja: pensemos también en amigos, relaciones laborales, comerciales, profesor-estudiante… En estas distancias cortas, lo superficial (la indumentaria, el aspecto físico) ya no sirve. ¿Qué es lo que buscamos en los demás? ¿Qué nos hace estar más cómodos con determinadas personas? Yo te diría que la empatía.


Cambios de Personalidad asociados a un Daño Cerebral

publicado hace 1 año

¿Te imaginas encontrarte que tu pareja ya no es la persona con la que te casaste o decidiste poner en marcha un proyecto vital? ¿O tu padre o madre? ¿O tu mejor amigo/a? ¿O tu hijo/a? Imagina que hayan sufrido un cambio de personalidad por derrame cerebral u otro daño neurológico adquirido. Su aspecto es el mismo, su cara, sus andares, incluso conserva sus manías, costumbres… pero de alguna manera, percibes que no es la misma persona. Donde antes era comedido y prudente, ahora es todo impulsividad e irreflexibilidad. Antes era trabajadora y responsable, ahora deja todo a medias, abandona a la primera, y ni siquiera le molesta no cumplir con sus obligaciones mínimas.

Toda la vitalidad y energía previa, se han convertido ahora en desidia, abandono, falta de iniciativa, incluso aislamiento social. Antes era la reina de las fiestas, todos alababan lo buena amiga que era, y ahora, resulta fría, superficial, y no parece interesada en los demás. De hecho, el cambio más frecuente y que mayor dolor produce a sus familiares y otros allegados, tiene que ver con cambios en lo emocional, y específicamente, en las relaciones con los demás. Probablemente, habría una pérdida de empatía, falta de resonancia emocional, una afectividad plana. Es decir, una ausencia de reacción emocional a los problemas de los demás, de hecho, sin son de índole emocional, puede que ni siquiera se percate de que la otra persona lo está pasando mal. Cuando los demás comparten sus problemas con él o ella, se percibe una falta de eco emocional, de compartir esa emoción y por tanto, se hace evidente la incapacidad para dar un mínimo apoyo emocional, o que la otra persona se siente comprendida y acogida (no digamos consolada o reconfortada). Es llamativo además, que estos cambios suelen suceder sin que la persona que ha cambiado reconozca en sí mismo un cambio sustancial.


QUÉ DEBEMOS HACER ANTE UN ICTUS

publicado hace 1 año

El ictus o accidente cerebrovascular afecta alrededor de 125.000 personas al año, dándose con mayor frecuencia en personas que superan los 70 años de edad, siendo, además, la principal causa de muerte entre las mujeres, y también la primera causa de discapacidad en los adultos.

Continuar leyendo…


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Noticias
Contacto por Email
Facebook
Facebook